5 consejos para eliminar la humedad por condensación en el baño

El cuarto de baño es una de los lugares de casa más propensos a sufrir humedades por condensación, este espacio reservado para el cuidado personal y para relajarse antes o después de una dura jornada puede convertirse en una auténtica pesadilla sino se le ponen fin a las humedades por condensación. Esta problemática surge fundamentalmente por dos motivos:

  • Los baños suelen ser estancias que presentan una ventilación insuficiente, muchos carecen de ventanas y no disponen de un sistema que permita renovar el aire viciado. De esta forma, el vapor de agua se acumula en el ambiente y posteriormente se deposita sobre superficies como espejos, paredes o marcos de puertas. El olor a humedad impregna las toallas, y lo peor de todo: los hongos comienzan a proliferar en techos y paredes.
  • La propia actividad que se lleva a cabo en estos espacios produce una gran cantidad de vapor de agua, solo el uso de la ducha puede generar unos 5 litros de agua por día.

Las consecuencias de la condensación en el baño no tardan en llegar y en causar molestias a los inquilinos, algunos daños son solo estéticos, como la pintura que cae o las baldosas recubiertas de vaho. Sin embargo, sino se controlan estos primeros síntomas puede llegar a aparecer el moho, un microorganismo que destroza todo aquello que se encuentra a su paso (muebles de madera, ropa, paredes) y que además puede afectar muy negativamente a la salud de los miembros del hogar.

El cuarto de baño debería ser un lugar de la casa reservado para el relax y donde las humedades no deberían tener cabida. Por eso le proponemos 5 sencillos consejos para luchar contra la condensación:

  • Si el baño dispone de una ventana, ábrala cuando se duche y también durante varios minutos al día para favorecer la ventilación natural.
  • Si su cuarto de baño no dispone ni de ventana ni de extractor, dúchese con la puerta del baño medio abierta para la humedad no se acumule y así encuentre una vía de escape.
  • Los muebles de madera pueden darle un toque más cálido a cualquier cuarto de baño, sin embargo son grandes imanes para la humedad. Si tiene muebles de madera en el baño, intente al menos que estos no estén en contacto directo con la pared.
  • Quite las alfombrillas (ya que retienen una gran cantidad de agua) y apueste por otro tejido que no absorba tanta humedad. Además debe recordar extender siempre la cortina de la bañera para que la humedad no se acumule.
  • Si ya es demasiado tarde y observa grandes desperfectos como colonias de moho o paredes desconchadas, lo más sabio es aplacar el problema de raíz, contactando con un técnico especializado que analice causas y soluciones.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *