PREVENIR LAS HUMEDADES, ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO MAL?

Muchas rutinas que llevamos a cabo día tras día en nuestras casas agravan las consecuencias de la humedad por condensación. Son actividades tan comunes que no somos conscientes del vapor de agua que pueden llegar a generar. Este vapor de agua se acaba depositando sobre los puntos más fríos afectando a la salud de nuestra vivienda y a la nuestra propia. Desde Diagnóstico de Humedades queremos darte una serie de consejos para que reduzcas la humedad por condensación y mantengas un ambiente seco y saludable en todas las estancias de tu hogar. Esto es lo que NO debes hacer si quieres eliminar la humedad:

  1. Ducharte a temperaturas muy altas y con la puerta abierta: el cuarto de baño es una de las habitaciones de la casa que más humedad acumulan, por este motivo es recomendable no dejar la puerta abierta mientras nos duchamos, así condensación no se extenderá a las demás zonas de la casa.
  2. No ventilar lo suficiente: las viviendas modernas pecan de un aislamiento excesivo. La renovación del aire viciado del interior es fundamental para evitar las humedades por condensación. Solo con abrir las ventanas durante unos minutos al día estaremos eliminando humedad, ácaros y sustancias nocivas del ambiente. Siguiendo este consejo estaremos evitando que la humedad afecte a muebles y paredes, a la vez que crearemos un ambiente más saludable para los miembros de nuestro hogar.
  3. Llenar la casa de plantas: las plantas expulsan grandes cantidades de agua a través de sus hojas, por eso es  adecuado mantenerlas siempre en galerías y balcones, no en el interior de casa. Si aún así te gusta este tipo de decoración, te recomendamos que adquieras plantas que pueden llegar a actuar con deshumidificadores como los helechos, la hiedra o el lirio de la paz.
  4. Secar la ropa en el interior: colgar la ropa mojada en el interior de la vivienda es un gran error, ya que mientras se seca, el ambiente se está llenando de litros de vapor de agua. En ocasiones, no queda otro remedio al no existir un tendedero en el exterior, en este caso lo aconsejable es apostar por una secadora. Hay que tener cuidado con las secadoras de evacuación, en las cuales el tubo de evacuación ha de estar conectado de manera que vaya directamente a la calle.
  5. Subir la calefacción por encima de la temperatura recomendada: de primeras puede parecer que programar la calefacción a altas temperatura va a eliminar las humedades por condensación. Este planteamiento es completamente erróneo ya que la diferencia térmica entre interior y exterior se incrementa, por lo que los puentes térmicos de los materiales de construcción provocan que el agua se deposite y caiga sobre paredes, espejos y otras superficies húmedas.

Aplicando estos pequeños consejos podrás prevenir la aparición de humedades sin tener que hacer grandes esfuerzos ni gastar dinero innecesario. Sin embargo, si las humedades ya se han instalado en su hogar, lo mejor es contactar con un especialista que ofrezca soluciones definitivas. Muchas veces, variar los hábitos de vida no sirve de nada si los materiales de construcción o el entorno de la vivienda son los culpables del surgimiento de las humedades. Si observas alguno de estos síntomas en tu hogar, lo mejor es que contactes con un profesional:

  • Moho en paredes, techos o elementos de madera.
  • Presencia de salitre en las paredes
  • Las paredes presentan zócalos defectuosos y pintura caída.
  • Ventanas que «lloran» y formación de pequeños charcos en el suelo.
  • Dolores de cabeza constantes o agravamiento de enfermedades respiratorias.

En Diagnóstico de Humedades trabajamos en toda España con los mejores técnicos, nuestros tratamientos son 100% definitivos y se adaptan a las necesidades de cada uno de nuestros clientes.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *