Quitar la humedad para evitar problemas de salud

Aunque el agua sea fuente de vida, todo en exceso acaba siendo perjudicial. La humedad es sinónimo de mala ventilación, de ácaros y mohos que se reproducen a través de aire mediante esporas; todos estos elementos acaban mellando la salud de aquellos que habitan o trabajan en estancias excesivamente húmedas.

¿En qué nos afecta la humedad?

  • En el sistema respiratorio: el sistema respiratorio es una puerta de entrada al cuerpo para ciertos microorganismos que pueden desencadenar enfermedades crónicas. Recientes estudios han concluido que las humedades están estrechamente relacionadas con enfermedades como el asma, la bronquitis o la sinusitis. Además, aquellas personas que viven con humedades tienen más posibilidades de sufrir alergias respiratorias debido a la presencia de ácaros y hongos en el ambiente. Estos riesgos aumentan si hablamos de grupos de población como niños, adolescentes, embarazadas y ancianos.
  • En la piel: la humedad ambiental afecta a la piel, la irrita y puede provocar patologías como dermatitis. Las personas con pieles sensibles, con tendencia reactiva son aquellas que más sufren estas consecuencias.

humedadexcesiva

  • En las articulaciones: las humedades no son de por sí el detonante de enfermedades de tipo reumático, sin embargo estas pueden agravar mucho sus síntomas debido a la humedad del ambiente y a los cambios en la presión atmosférica. Las personas que más padecen en sus huesos los cambios de humedad son las personas mayores y aquellas que han sufrido alguna lesión en el pasado. Para llevar mejor el dolor articular durante días de humedad es conveniente moderar la realización de ejercicio físico, recurrir a algún antiinflamatorio y vigilar que las estancias donde más tiempo pasamos no presenten humedades.
  • Otras consecuencias: el aire húmedo y viciado provoca además cansancio, irritación y dolores de cabeza. Además debido a que afectan a las mucosas, existen más probabilidades de contraer enfermedades como conjuntivitis.