¿Cómo eliminar el moho en casa?

El moho puede desarrollarse en múltiples lugares y elementos de la vivienda: marcos de puertas y ventanas, paredes y techos, muebles y ropa. El moho destroza todo lo que encuentra a su paso, degradando casi todo tipo de materiales como madera, tela o plástico. Por este motivo es importante buscar una solución efectiva al problema y así evitar que nuestro hogar sufra pérdidas materiales.

El moho se presenta en forma de manchas negras o verde oscuro, y además es característico por desprender un desagradable olor, identificado también como «olor a humedad». Su desarrollo viene dado por la presencia de humedades en la vivienda, habitualmente la tipología que causa el desarrollo del moho es la humedad por condensación; ya que el vapor de aire contenido en la vivienda se condensa sobre las superficies más frías: paredes en contacto con el exterior, marcos de ventanas, etc. Pero poco a poco el moho va avanzando y llega a armarios, libros, ropa, etc. Otras humedades como las ocasionadas por filtración y por capilaridad también pueden provocar la aparición de hongos. Por eso es muy importante un buen diagnóstico de humedades para localizar la causa y poner sobre la mesa la solución más adecuada.

Además de las pérdidas económicas, el desagradable olor y los problemas estéticos, el moho ocasiona problemas más graves que afectan directamente a la salud: el moho es el causante de un alto porcentaje de alergias respiratorias y además puede ocasionar infecciones graves en los pulmones. Si el habitante padece alguna dolencia respiratoria, la convivencia con hongos no hará más que agravarla y hacer más evidentes los síntomas.

Si sufres congestión nasal, irritación de garganta, picor de ojos o enrojecimiento de la piel; es muy probable que el moho esté afectando a tu salud.

Para limpiar el moho de casa, existen diferentes productos en el mercado, sin embargo estos productos solo esconden el problema por un tiempo determinado, lo que supone una pérdida de tiempo y de dinero; ya que el moho volverá a surgir en cuanto las humedades se vuelvan a presentar.

Hay unos puntos clave para mantener la casa libre de mohos perjudiciales para la salud:

  • Ventilar la casa a menudo: ventilar todas nuestras estancias durante al menos 10 minutos al día es fundamental para airear la vivienda, reducir las humedades por condensación y sanear el aire interior librándolo de sustancias y microorganismos nocivos para sus habitantes.
  • Dejar un espacio entre la pared y los muebles: de esta forma permitiremos que corra el aire entre los muebles y evitaremos que las superficies más frías de la casa estén en contacto con nuestras pertenencias.
  • Poner una solución definitiva al problema de humedad: aunque apliquemos los consejos anteriores, es imposible deshacerse del moho sin eliminar antes el problema que los causa: la humedad. Para eliminar las humedades de manera definitiva es necesario ponerse en manos de expertos en el tratamiento de humedades.

Desde Diagnóstico de Humedades estamos comprometidos con la calidad del aire interior, por eso te ofrecemos tratamientos efectivos con los que el moho nunca más volverá a surgir.

Quitar la humedad para evitar problemas de salud

Aunque el agua sea fuente de vida, todo en exceso acaba siendo perjudicial. La humedad es sinónimo de mala ventilación, de ácaros y mohos que se reproducen a través de aire mediante esporas; todos estos elementos acaban mellando la salud de aquellos que habitan o trabajan en estancias excesivamente húmedas.

¿En qué nos afecta la humedad?

  • En el sistema respiratorio: el sistema respiratorio es una puerta de entrada al cuerpo para ciertos microorganismos que pueden desencadenar enfermedades crónicas. Recientes estudios han concluido que las humedades están estrechamente relacionadas con enfermedades como el asma, la bronquitis o la sinusitis. Además, aquellas personas que viven con humedades tienen más posibilidades de sufrir alergias respiratorias debido a la presencia de ácaros y hongos en el ambiente. Estos riesgos aumentan si hablamos de grupos de población como niños, adolescentes, embarazadas y ancianos.
  • En la piel: la humedad ambiental afecta a la piel, la irrita y puede provocar patologías como dermatitis. Las personas con pieles sensibles, con tendencia reactiva son aquellas que más sufren estas consecuencias.

humedadexcesiva

  • En las articulaciones: las humedades no son de por sí el detonante de enfermedades de tipo reumático, sin embargo estas pueden agravar mucho sus síntomas debido a la humedad del ambiente y a los cambios en la presión atmosférica. Las personas que más padecen en sus huesos los cambios de humedad son las personas mayores y aquellas que han sufrido alguna lesión en el pasado. Para llevar mejor el dolor articular durante días de humedad es conveniente moderar la realización de ejercicio físico, recurrir a algún antiinflamatorio y vigilar que las estancias donde más tiempo pasamos no presenten humedades.
  • Otras consecuencias: el aire húmedo y viciado provoca además cansancio, irritación y dolores de cabeza. Además debido a que afectan a las mucosas, existen más probabilidades de contraer enfermedades como conjuntivitis.

Cómo deshacerse de los peces de plata para siempre

Seguro que en más de una ocasión has visto en el cuarto de baño o en otros lugares de tu casa a unos pequeños insectos de color gris brillante y largas antenas, estos pequeños invasores también son conocidos como lepisma saccharina o como bichos de la humedad, esto es debido a que sienten predilección por los rincones más húmedos y oscuros de la vivienda. Suelen vivir en pequeños agujeros de la pared o entre las juntas de las baldosas, además son muy rápidos, por lo que es difícil verlos fuera de sus escondites.

Los peces de plata son insectos inofensivos, que no causan ningún mal a los seres humanos. Sin embargo se alimentan de materia orgánica, por lo que pueden agujerear papeles y ropa. Su propia presencia causa molestias y sensación de suciedad, y además se reproducen muy rápidamente.

Aquí vamos a daros una serie de consejos con aquello que debéis y no debéis hacer para aplacar esta plaga tan habitual en los hogares de toda España:

  • Nunca tapar las grietas donde habitan. Aunque pueda parecer la solución más rápida, tapiar los agujeros donde se crían es una idea muy mala, ya que los peces de plata poseen fuertes mandíbulas, por lo que la silicona o la madera se convertirían en su alimento.
  • Limpiar bien los muebles. Los bichos de la humedad pueden esconderse entre las paredes y los muebles, debajo de estos o en pequeñas grietas. Por lo que es importante realizar limpiezas a fondo y así eliminar el polvo del que los peces de la humedad suelen alimentarse.
  • Ventilar bien la casa. Abrir las persianas para dejar que pase la luz y dejar las ventanas abiertas unos minutos cada día es fundamental para ahuyentar a los peces de plata.
  • Eliminar la humedad excesiva. Las humedades favorecen un ambiente idóneo para la proliferación de los peces de plata. El moho, la humedad del ambiente y el aire viciado atraen a estas pequeñas criaturas. De nada valen los parches temporales como insecticidas o remedios caseros sino ponemos fin al ecosistema donde se desrrollan estos insectos.

En Diagnóstico de Humedades tenemos un tratamiento idóneo para cada tipo de humedad, para que te olvides de las consecuencias de estas: gracias a las técnicas más innovadoras podrás decir adiós para siempre al moho, los malos olores y por supuesto, a los bichos de la humedad.

La humedad y el asma: estrechamente relacionados

Tarde o temprano, las personas que viven en ambientes excesivamente húmedos acaban notando sus consecuencias: escalofríos, malestar, infecciones víricas, dolores de cabeza o agravamiento de los síntomas de las enfermedades reumáticas. Los problemas de humedad en espacios interiores también afectan gravemente a aquellas personas que padecen enfermedades respiratorias como el asma.

El asma es una enfermedad cada vez más común, sobre todo entre la población joven: más del 10% de los niños sufre esta afección respiratoria que tanto repercute en su rutina diaria. Entre los molestos síntomas del asma se encuentran la rigidez del pecho, la tos nocturna o la fatiga al realizar algún esfuerzo. En determinadas condiciones puede llegar a producirse una crisis asmática, en la que el paciente se queda sin aire debido la inflamación los bronquios.

Se trata de una dolencia respiratoria muy común en países desarrollados, donde la presencia de fábricas y vehículos contaminan la atmósfera de forma constante, estos agentes contenidos en el aire provocan la irritación de los conductos respiratorios. Muchos pacientes con asma o padres con hijos asmáticos se preocupan por la calidad del aire que respiran en la calle: si hay presencia de gases contaminantes o de polen en el ambiente, ya que estos factores pueden desencadenar los síntomas o incluso provocar una crisis asmática. Sin embargo, pocos son los que se preocupan por la calidad del aire interior, un gran error, ya que nos pasamos más de la mitad de nuestra vida en ambientes interiores: casa, escuela, trabajo, etc. Estos espacios tienden a contener también sustancias contaminantes, debido en parte a la mala ventilación de las edificaciones y en parte, a los altos índices de la humedad. La humedad en exceso atrae ácaros y moho, microorganismos que desencadenan reacciones alérgicas y que son culpables de más del 70% de los episodios de asma.

  • Ácaros: son parásitos microscópicos que se alimentan de escamas dérmicas y otros residuos. Necesitan unas condiciones precisas para desarrollarse: 25º C de temperatura y 85 por ciento de humedad.
  • Hongos: el moho se desarrolla en ambientes húmedos, este organismo produce esporas que se mueven por el aire y que contienen alérgenos muy perjudiciales para la salud de las personas. Las épocas del año más favorables para su desarrollo son la primavera y el otoño, y entre los más comunes destacan el penicillium y el aspergillus.

Es muy importante renovar a menudo el aire de las diferencias estancias para evitar que los alérgenos se acumulen. Además es necesario revisar con frecuencia que no exista humedad excesiva en ninguna de las habitaciones. Si usted observa alguno de estos síntomas en su hogar, es muy posible que tenga un serio problema:

  • Vaho que se acumula en espejos y cristales.
  • Paredes que gotean e incluso, formación de charcos en el suelo.
  • Presencia de manchas de moho en paredes y/o techos.
  • Zócalos que presentan desperfectos.

Ante un problema de humedades en casa, lo mejor es contactar con un técnico especializado que ponga sobre la mesa la solución más adecuada.