Consecuencias

Las humedad excesiva y sus daños para la salud

enfermedades humedad
consecuencias humedad

El exceso de humedad siempre viene acompañado de la proliferación de pequeños microorganismos que repercuten sobre la salud de aquellos que habitan en estos espacios.

Problemas de alergias. Numerosos estudios han demostrado que la exposición a altos índices de humedad puede llevar a que se desencadenen reacciones alérgicas.

Aparición de enfermedades respiratorias. La presencia de ácaros en ambientes húmedos está estrechamente relacionada con las afecciones del sistema respiratorio como el asma o la bronquitis crónica.

Agravamiento de los síntomas de enfermedades reumáticas. El exceso de humedad provoca malestar y dolor en aquellas personas que padecen reuma, artrosis u otras afecciones óseas.

Niños, embarazadas y ancianos: los grandes afectados por las humedades. Estos grupos de población se encuentran más desprotegidos ante las amenazas que trae consigo el exceso de humedad. En el caso de bebés y niños, su sistema inmunológico aún no está desarrollado del todo, por lo que estos primeros años de vida son claves para marcar un futuro sin dolencias respiratorias. Las embarazadas comparten sistema inmunológico con el del bebé, por lo que también son más susceptibles de presentar problemas respiratorios durante esta etapa. Mientras que los ancianos tienen las defensas más debilitadas, por lo que también han de tomar las precauciones adecuadas, entre las que se encuentran respirar en un ambiente con un porcentaje de humedad óptimo

Problemas de humedades, pérdida de valor de la vivienda y riesgo de accidentes

edificio humedades

La presencia de humedades en casa, además de una incomodidad para sus habitantes, supone un continuo gasto de dinero y de tiempo.

El desconchamiento de paredes y zócalos, el desprendimiento de pinturas y las averías en la instalación eléctrica son consecuencias directas del exceso de humedad. Estos problemas requieren la atención constante de los propietarios de la vivienda, y su reparación supone un desembolso económico constante. Si el problema de humedad no se soluciona de raíz, estos inconvenientes volverán a surgir con el tiempo.

Los diversos tipos de humedad provocan que los materiales de construcción se debiliten, tanto en cimientos como en muros. Asimismo, la instalación eléctrica y los muebles pueden verse deteriorados.  Todo esto provoca la pérdida del valor económico de la casa, además de suponer serios riesgos para la integridad de sus habitantes, ya que pueden producirse desprendimientos de ciertas estructuras arquitectónicas.

No se admiten más comentarios